Café Sueno Y Accidentes De Circulación



En un artículo publicado en el Annals of Internal Medicine del 6 de Junio de 2006, miembros del Centre Hospitalier Universitaire de Burdeos y de la Université Victor Segalen, se proponen comprobar los efectos de beber media taza de café (125 ml) con un contenido de 200 mg de cafeína, un placebo (café descafeinado conteniendo 15 mg de cafeína) o un sueño de 30 minutos (a la 1:00 de la madrugada) y dentro del coche, sobre la seguridad de la conducción nocturna. El estudio, aleatorizado, y a doble ciego ha sido realizado en un laboratorio del sueño y conduciendo en carretera.

Los participantes en el estudio han sido 12 hombres jóvenes (edad media 21,3 años). Las medidas realizadas en el estudio fueron: sensación de fatiga y sueño expresada por el participante en una escala analógica: el número de veces, recogidas en un video, en las que el conductor cruza de manera inapropiada las líneas pintadas en la carretera; registros gráficos del sueño (polisomnografía) recogidos durante los 30 minutos de sueño dentro del coche y del sueño posterior al experimento en el laboratorio.

Sistemas de conducción


Todos los participantes realizaron cuatro sesiones de conducción: 1 sesión de conducción durante 200 kilómetros entre las 6:00 y las 7:30 de la tarde (conducción de día como referencia) y 3 sesiones de 2;00 a 3:30 de la madrugada (en las que alternativamente habían bebido una taza de café, café descafeinado (placebo) o bien echado un sueño de 30 minutos, dentro del coche. Después de cumplida cada sesión los participantes volvían al laboratorio del sueño.

Durante el experimento un conductor profesional monitorizaba la velocidad de conducción y el número de veces que el participante cruzaba una línea de la carretera. El conductor profesional estaba en disposición de tomar el control del coche, si fuera necesario. Los participantes fueron equipados para conducir de noche con un dispositivo ambulatorio para registrar su actividad cerebral. Durante el sueño en el coche los participantes estaban casi completamente reclinados.

Los resultados fueron los siguientes: La conducción de noche fue similar a la conducción de día (de 0 a 1 cruce de las líneas) para el 75% de los participantes después de haber tomado café, para el 66% después de echarse un sueño, y sólo para el 13% de los participantes después de haber tomado el placebo.

La conclusión de los autores es que beber una taza de café o echarse un sueño de 30 minutos en el coche reduce significativamente los errores de la conducción por carretera durante la noche.