Correr te pondrá en forma más rápido


Correr es una actividad aeróbica popular, es muy efectiva y ahorra tiempo. Mientras más duro te ejercites menor será el tiempo que necesitarás para conseguir un buen efecto aeróbico. Y por eso mismo correr es una actividad por lejos más extenuante que caminar. Correr 20 minutos es como una caminata de una hora.

De igual manera, correr es más duro para las articulaciones que caminar y algunas personas lo sienten más que otras. Correr unos 3 o 4 kilómetros al menos tres veces a la semana, y los demás días caminar es un buen plan, tanto para tus articulaciones como para tu salud.

Las maratones son un tema y una forma de entrenamiento aparte. Correr largas distancias es muy intenso para tu cuerpo, como los 42 kilómetros de una maratón. Si te gusta la idea y amas ese deporte hazlo con gusto pero con un entrenamiento acorde y de ser posible un entrenador que te supervise.

Cuánto tiempo correr para bajar de peso


Pero de lo que aquí hablamos es de correr para estar en forma, para bajar de peso o para quemar grasas, de eso trata este artículo. Una combinación de correr con caminar es una gran alternativa para quienes recién empiezan. Hacerlo se vuelve una forma de entrenamiento por intervalos. Tu cuerpo quemará más calorías y grasa utilizando este método. Una buena práctica es hacer sprints por unos segundos y luego permitirle a tu cuerpo descansar caminando el doble o el triple del tiempo que corres. 30 minutos de esa combinación te pondrá en excelente forma.

Correr en una cinta también tiene algunas ventajas. No importa el tiempo que haga, ni el lugar, ni perros que te corran ;). Pero si vas a comprarte una, la investigación previa y la comparación es algo que vale la pena hacer. Chequea revisiones de distintos productos y si puedes pruébalas antes de elegir.

Ponerse en forma usando la caminadora


Lo bueno de las cintas para correr son los programas que vienen incluidos, algunas tienen inclinación, contador de calorías, pulsómetro, etc. Realmente es uno de esos equipamientos que vale la pena tener en casa, incluso si sólo se quiere caminar.

Pero ya sea que te guste sentir la brisa sobre el rostro y disfrutar del paisaje, o correr en frente del televisor, correr es una actividad aeróbica que puede ser muy divertida. Y en el proceso quemarás grasas, tus niveles de energía cada vez serán mejores y te costará menos respirar.

Creo que podría escribir un libro sobre los distintos beneficios que tiene correr. Definitivamente es uno de los mejores ejercicios con que contamos, y es tan económico como un buen par de zapatillas, si así lo decides.


Como elevar la intensidad de tu ejercicio aeróbico


¿Qué tal estuvieron tus ejercicios de cardio últimamente? ¿Has estado haciendo los mismos ejercicios aeróbicos durante años? ¿Te gustaría incrementar la intensidad? ¿O tal vez quieres mejorar los resultados que consigues de tu ejercicio? De cualquier forma, en este artículo compartiré contigo tips fáciles y rápidos para incrementar la intensidad de tu entrenamiento aeróbico.

Me ha pasado en cada gimnasio al que voy que hay mucha gente que hace ejercicios aeróbicos desde el primer día, y lo hacen a la misma intensidad de siempre. Nunca cambian la intensidad del ejercicio, ni tampoco lo hacen sus cuerpos. Ahora bien, hay muchas personas que hacen sus ejercicios aeróbicos simplemente para mantenerse y no hay nada de malo con eso. Pero si lo que estás buscando son resultados diferentes entonces no puedes hacer lo que siempre hiciste porque los resultados serán los mismos que venías consiguiendo, si es que hay algún resultado.

A algunas personas les gusta sentirme motivadas por la música o por el instructor. Y si eres ese tipo de persona entonces busca un instructor que te dé ánimos, que te motive. Cuéntale de tus objetivos y de lo que venías haciendo y pídele que te motive a empujar tus límites. Con solo hablar con tu instructor el notará tu necesidad y durante las clases o la rutina estará atento a esa necesidad tuya, elevando la intensidad de tu entrenamiento.

Hacer ejercicio en solitario es igual de efectivo?


Obviamente que puedes hacerlo solo o sola. Pero en este caso (y si este es tu caso) mi recomendación es que no sacrifiques la forma o la buena manera de hacer los ejercicios en harás de la intensidad. Un ejercicio intenso pero mal realizado o con una forma pobre deja de ser efectivo. Cada ejercicio que hagas debe hacerse con total conciencia y con movimientos controlados. Aumenta la intensidad sin problemas, pero recuerda que la técnica es fundamental para conseguir buenos resultados.

Otra manera de acelerar la intensidad de tus aeróbicos son los famosos intervalos, o los sprints. Hay infinidad de estudios que avalan este tipo de entrenamiento para conseguir mayores resultados y por supuesto una mayor intensidad en tu entrenamiento aeróbico. Cuando estás en la parte intensa del intervalo o cuando estás haciendo un sprint, eso quiere decir que tienes que dar absolutamente todo de ti. En términos de resultados, en términos de elevar la intensidad y en términos de sacar el máximo provecho a cada segundo de entrenamiento, los intervalos son la manera ideal de hacer tus ejercicios aeróbicos.

Aumentar mis límites al hacer ejercicio


Si ya vienes ejercitándote desde hace tiempo no temas de empujar un poco tus límites. Contratar un entrenador para que mejore tu intensidad es solo una opción. Pero intentar hacer siempre un mínimo más a lo que ya venimos haciendo es otra manera de lograr mejorar, tanto en el entrenamiento como en nuestros resultados. Y si vas a hacer intervalos recuerda que puedes hacerlo sin problemas en una pista, en una cancha, en el parque o si lo prefieres también es perfectamente posible hacerse sobre una bicicleta de spinning en tu gimnasio o en tu propia casa.

Construye más músculo para quemar grasas rápido


Si quieres quemar grasas rápido y lucir un cuerpo genial y soñado, entonces es altamente recomendable que comiences a ganar un poco de músculo. Muchos expertos para bajar de peso sostienen que si se tiene un extra de músculo en el cuerpo se quema más energía. Entonces, si una persona desarrolla más músculo será capaz de quemar grasas más rápido.

Esto es totalmente cierto y existen innumerables evidencias de ello. Es importante que te entrenes para conseguir músculos firmes y un cuerpo magro porque esto enciende tu metabolismo. Lo que quiere decir esto es que luego de un entrenamiento de fuerza (pesas) seguirás quemando calorías, y si lo haces con una rutina regular y consistente tu cuerpo comenzará a utilizar los depósitos de grasa existentes y así mantendrás un cuerpo firme. Incluso cuando descanses estarás quemando calorías por el simple hecho de tener músculo. El tejido muscular consume calorías para su mantenimiento, la grasa no lo hace.

Cómo realizar entrenamientos con pesas


El entrenamiento con pesas también tiene un montón de otros beneficios para la salud y el desempeño además de ganar músculo. Si quieres tener éxito ganando músculo y quemando grasas rápido entonces deberías tener esta estrategia en su lugar para conseguir lo mejor de tu programa para bajar de peso.

A pesar de que existen muchísimas maneras de entrenar con pesas y ganar músculo, para quemar grasas cualquiera de las maneras puede adaptarse a tus necesidades. Lo importante es que elijas una manera que se ajuste a tus preferencias y a tu programa. Puedes hacer una rutina de cuerpo entero dos veces a la semana, una rutina dividida día por medio y hasta una rutina de culturista de un músculo por día, cinco días a la semana.

Por supuesto que un programa para quemar grasas no se queda en ganar músculo y hacer pesas, sino que también sería importante que incluyas ejercicios aeróbicos para complementar a las pesas.

Tres sesiones de intervalos por semana pueden cumplir perfectamente este papel.

Al hacer esto no necesariamente tienes que estar haciendo dieta. Pero no te confundas con lo que digo, esto no quiere decir que comas lo que te de la gana y las cantidades que quieras. Simplemente cuídate de mantener los hábitos alimenticios correctos y siendo moderado en las cantidades de comida que consumas.

Come cuando tengas hambre, y detente cuando te sientas satisfecho, no repleto.